A veces, escribir puede parecerse a picar piedra con un pico de madera. Por mucho que queramos llegar hasta el oro, parece que no somos capaces; por mucho que lo intentemos, a veces nos acabamos frustrando. Sin embargo, otras veces parece que todo nos sonríe. Nos sentamos a escribir y

Cada cual busca la inspiración para escribir con fórmulas muy diferentes. Hay quienes escuchan música para imprimir emociones a sus historias, hay quienes buscan fotos antiguas para imaginar la trama de su novela, e incluso hay quienes piensan en conocidos para construir sus personajes. Estas son fuentes de inspiración “clásicas”.

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *