Instagram tiene algo que Google no: su conexión con la vida. En Instagram hay fotografías espontáneas, muy concretas y actuales, mientras que en Google suele haber imágenes más generales, impostadas y clichés. Mientras que Google solo nos repite lo que todos sabemos de París, Instagram nos descubre lo que nadie sabe de París.